textos

Mi escultura comienza a existir cuando empiezo a pensar en ella. Surge en cualquier momento, en cualquier lugar. Sucede.
Estas imágenes que les presento atraviesan diferentes momentos de mi trabajo.
Cuando comencé a integrar en mi escultura, primero mangueras y después de un tiempo los acrílicos, mi preocupación fue y lo sigue siendo, la desintegración de la masa. En realidad, la desmaterialización de la solidez que percibimos.
He atravesado diferentes etapas donde desarrollé distintas series.
Hubo un período de mi producción donde los Tótems, sólidos, delgados y macizos tenían una verticalidad muy marcada y necesitaban dar la sensación de elevarse al cielo. Aparecían en su superficie puntas a manera de espinas. Mezclaban conceptos como lo terrenal en búsqueda de lo espiritual. Invadir el cielo, convivir con el aire, desintegrarse en él.
Necesité terminar la etapa anterior en la cual los volúmenes eran cerrados, compactos, sólidos.
La serie “Intraterrena” surge de mi necesidad de que las formas se sumerjan en la tierra, como así también de que dejen de ser macizas. Aparece por primera vez la presencia de las mangueras transparentes creando planos con ellas.
En esta etapa las esculturas se presentan a poca altura del suelo y pretenden dar la sensación de sumergirse en la tierra. He atravesado diferentes etapas de trabajo donde desarrollé distintas series.
“Mutación” continúa con esta lectura formal de lo “Intraterreno” pero es una nueva serie donde desaparecen las líneas rectas y quebradas de las etapas anteriores y ahora se convierten en círculos. La obra pierde rigidez.
Hoy trabajo para que aquella materia escultórica percibida como densa y pesada, vaya desvaneciéndose, alivianándose.
En una etapa anterior el uso de color era otro. Utilizaba diferentes capas de color superpuestas que luego iba puliendo para que surgieran los colores más profundos y produciendo una textura del mismo a través de las diferentes tonalidades. Hoy trabajo con un color plano. Colores tipo forja que poseen una carga que proyectan ciertos brillos como manera de quitar densidad a la materia. Pinto de manera manual con pincel. Mi interés es que quede la huella de la pincelada.
Medito sobre los temas que me inquietan, motivan y ocupan, que son la inmaterialidad, desintegración y liviandad de la escultura a través de la materialidad.
La elección de materiales proporcionados por la industria me ha permitido estudiar la posibilidad de los mismos y la manera en que se interrelacionan. Convivo con ellos, pero los despojo de sus valores utilitarios, los des- cosifico.
Siempre he necesitado que en mi escultura aparezcan detalles e imperfecciones, que recuerden lo artesanal.
También investigo y estudio obra en el espacio bidimensional, pintando sobre madera multilaminada, capa sobre capa. En esta obra bidimensional también utilizo manguera transparente, a la manera de trama, lo que me permite explorar la desmaterialización del color a través de la distorsión del mismo por efecto de la luz que atraviesa la manguera.

Paulina Webb
POETICA E INFINITO
Llevo días pensando en la escultura de Polly Webb y me cuesta ordenar las ideas para describir las sensaciones que me producen sus obras. Así que empiezo por lo más obvio: el principio.
Para mí, el principio fue hace varios años, y Paulina Webb era una escultora que se dedicaba a tallar con una potencia increíble. Recuerdo un evento de artistas trabajando frente al público y su imagen atacando un tronco con una energía que parecía desbordarla. Sus esculturas de entonces estaban llenas de espinas, puntas de colores, en extraña cruza entre lo totémico y lo vegetal.
Después, siguiendo en el tiempo, (en mi parcializado tiempo, que no tiene porqué coincidir con el de la artista, sino con mi percepción de espectadora), empezaron a aparecer figuras cada vez más simples, más geométricas, con la particularidad de ser bajitas: las obras no se erguían frente a uno, sino que estaban casi a ras del suelo, como agazapadas. Formas simples, perfectas en su construcción, desconcertantes, con una presencia que refutaba su estatura.
Paulina Webb siempre trabajó cómoda con la madera. Logra convertirla en superficies suaves y coloridas, porque el color es otra de sus características: no hay muchos escultores que manejen tanto y tan bien el color.
Sin embargo, no es el tipo de artista que se queda tranquila en el lugar que conoce: experimenta, investiga, indaga en diferentes materiales, y fue encontrando plásticos, gomas, sogas, hasta encontrar las mangueras transparentes, con las que creó una serie de obras magníficas, en las que los tubos cristalinos se comportan como tramas, como urdimbres de piezas sencillas que repetidas, forman un todo que se puede estructurar de diferentes maneras. Son trabajos en los que la forma se resume a un módulo repetido que se ordena de tal forma que uno tiene la sensación de que podría seguir al infinito. Algo así como demostrar que desde algo aparentemente simple, a partir de la repetición, se pueden crear mundos enteros.
En el caso de las instalaciones se maneja con el mismo criterio de un patrón repetido, de manera tal que la unidad sería cada módulo, pero al mismo tiempo el todo crea una unidad a su vez. Y así el espectador se ve inmerso en una espiral de infinito.
La obra de Paulina Webb es una obra fuerte pero de gran sutileza, con una poética propia y absolutamente personal. Una obra suya se reconoce entre miles, tiene un sello que la identifica, y que sin duda alguna tiene que ver con el arte de verdad, ése que no necesita de explicaciones.

Florencia Salas
POETICS AND INFINITE
I ‘ve been thinking about Polly Webb’s sculpture for several days and I can hardly describe my feelings towards it. So I will begin with the obvious: the beginning.
To me, the beginning was years ago. Paulina Webb was a sculptor who was dedicated to carving with an incredible power. I remember her in an event for artists working with a log in front of an audience and she seemed to be overflowing with energy. Her sculptures then, were full of thorns and tips of colors, a strange combination between the totemic and vegetable.
After that, following a chronological order, ( this does not need to coincide with the artist’s point of view, as it is only my spectator’s perception), simpler figures began to appear, more geometric, with the peculiarity of being short. Her works were no longer standing, they were almost on the ground, as if they were crouching. Simple shapes, perfect in its construction, disconcerting, with such a presence that made one forget its size. Pauline Webb is always comfortable working with wood. She is able to make it colorful and smooth, because the color is another of her features: there are not many sculptors who can handle the color so well.
However, she is not the kind of artist who stays quiet in the place she knows: she experiences, researches, investigates different materials, therefore, she found plastic, rubber, rope, until she found the transparent hoses, with which she made a series of magnificent works that give the impression that they could continue to the infinite.
Paulina Webb's work is a work of great subtlety, but strong, with an own and personal poetic. Her work can be easily recognized among thousands. She has her own stamp and she undubtedly is a real artist.

Florencia Salas
EN DIÁLOGO CON EL UNIVERSO
La obra de Webb se caracteriza por su orden y claridad estructural, por su pregnacia formal. En general se trata de cuerpos y figuras geométricas tales como círculos, paralelepípedos verticales u horizontales, que remiten a estructuras primarias, minimalistas. Pero entre la forma perimetral y su interior se establecerse una dialéctica que tiende a negar la rigidez de la geometría. Los espacios internos se encuentran ocupados por tramas de hilos o cuerdas que tensan la estructura, como la caja de resonancia de un piano o un arpa. Estos instrumentos musicales difieren en su forma y materialidad entre el exterior y el interior de los mismos. Esta ambivalencia entre el adentro y el afuera, está ligada al núcleo temático de Paulina Webb ya que en su poética es central la reflexión sobre el misterio de la naturaleza, del universo.
Ante la naturaleza el hombre se interroga y ensaya descifrarla. Por un lado la ciencia determina modos y premisas de manera provisoria desde donde abordarla, por otros caminos el arte, la poesía, buscan determinarla en su totalidad.
En el arte contemporáneo, el universo formal que propone el artistas pertenece a una lógica que sólo es válida para quien acepte las reglas del juego, los códigos que su autor propone y de esta manera, a través de una forma, que no puede reducirse a concepto, adentrarnos en este caso en metáforas objetuales de la naturaleza, del universo que rozar su misterio, su esencia.
El color y las transparencias generadas con hilos o delgadas mangueras de plástico translúcido que utiliza Webb, comparten con los armazones de maderas la misma jerarquía. De esta manera exterior e interior se integran como el esqueleto óseo con la carne y los órganos internos del cuerpo humano. Sus objetos aparecen y desaparecen según se focalice en determinados ángulos espaciales. Así las formas se arman y desarman, se enlazan e imbrican como las piezas de un dominó. Habilitan una reversibilidad entre lo interno y externo, juegan y se conjugan con la transparencia y el color, vislumbran un orden que prescinde de la lógica, como el misterio de la naturaleza.

Adriana Laurenzi
IN DIALOGUE WITH THE UNIVERSE
Webb’s work is characterized by its order, structural clarity and formal pregnancy. Generally, her work is about bodies and geometric shapes such as circles, vertical or horizontal parallelepipeds, which refer to primary, minimalist structures. However, between the perimeter shape and its insight it is established a dialectic which tends to deny the rigidity of geometry. The internal spaces are occupied by frames of wires or ropes which tighten the structure, such as the sound of a piano or a harp box. These musical instruments differ in their shape and material between the outside and the inside of them. This ambivalence between the inside and the outside is linked to the core theme of Paulina Webb’s work since in her poetic there is an important reflection about the mystery of the nature and the universe.
Man tries to understand and decode the mysteries of nature. On the one hand, science establishes modes and premises in a temporary basis from which it can be dealt with it; on the other hand, art and poetry seek to determine it in its entirety.
In contemporary art, the formal universe proposed by the artist belongs to a logic that is only valid for someone who accepts the rules of the game and the codes proposed. Therefore, we discover metaphors of the nature and of the universe essence.
Color and transparency generated with wires or thin hoses of translucent plastic used by Webb, share the same hierarchy with timber frames. In this way, the outside and inside are integrated as the bony skeleton with flesh and internal human body organs. Her objects appear and disappear depending on the angle you focalize in. Thus, shapes are assembled and disassembled, linked as separate parts. They enable reversibility between the internal and external, they play and are combined with transparency and color, and they envision an order that dispenses with logic, as the mystery of nature.

Adriana Laurenzi

Paulina Webb: Pasiones Racionales

ver nota

Maria Carolina Baulo

magenta